Únete al Grupo
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Miér 19 Jul - 2:36.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Créditos
Skin obtenido de The Captain Knows Best creado por @Neeve. Gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.

Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Dom 3 Jun - 15:56

Recuerdo del primer mensaje :



La mecánica de autos Andressa “Andi” Amaro tiene una regla: No coquetear con pilotos. Con una buena razón detrás de esta regla, no tiene planes de quebrarla.
Carrick Ryan es el chico malo de la Fórmula Uno, con un rostro y cuerpo que derriten bragas a primera vista. Su ascendencia irlandesa deja a las mujeres jadeantes y pidiendo por más. El corre duro en las pistas y en las fiestas, aún más duro . Es el piloto más joven en firmar con la Fórmula Uno, durante cinco años ha estado en la cima, rompiendo corazones dentro y fuera de la pista.
Cuando le es ofrecido a Andi el trabajo de sus sueños - trabajar para el glamuroso mundo de la fórmula Uno. - ella deja su casa en Brasil, creyendo que podrá manejar el trabajar para Carrick. Pero no está preparada para las chispas que saltan cuando ellos se encuentran.
Ahora Andi está enamorada de un hombre que no puede tener, y su determinación se ve tambalear, porque Carrick decidió que quiere a Andi... y el planea poner a prueba sus limites.


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo


Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Yrisol el Lun 4 Jun - 19:20

Gracias
avatar
Yrisol


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por sandyp el Lun 4 Jun - 20:09

Holis en la proxima me uno, ya lei este, besucos a todas!!!
avatar
sandyp


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Mar 5 Jun - 10:48

Capitulo 2

Bedfordshire, Inglaterra


— NO TENEMOS QUE QUEDARNOS MUCHO TIEMPO. Una hora como máximo, y luego te llevaré a casa.
— Está bien.— le sonrío a tío John y enseguida salgo de su coche.
Tuvimos una cena en un buen restaurante italiano, y ahora que hemos llegado al pub donde Carrick tendrá su fiesta de cumpleaños, ya estoy empezando a sentir el cambio de horario.
Cuando tío John me llevó a mi nuevo apartamento, casi no mire alrededor. Me instale, y caí boca abajo en la cama. Desperté horas después, con sólo 30 minutos de sobra antes de que John regresara a buscarme. Me duche rápido, e hice un pésimo intento de secarme el pelo, después de sacar el secador de mi maleta. Terminé peinandome con un moño desordenado. Rara vez cepillaba mi pelo.
Me metí en unos limpios jeans ajustados y una blusa de manga larga de color verde esmeralda con algunos brillos a lo largo de la línea del cuello. Mi madre me la compró. Después de ponerme mis zapatillas de deporte y ponerme brillo en los labios, tío John estaba llamando a mi puerta.
Sigo a tío John al pub a través de la multitud de personas. Hay una gran cantidad de personas aquí, pero entonces recuerdo que Carrick es un chico popular.
— Hey, vinieron. Les conseguiré una bebida — dice Ben a medida que nos acercamos a él en el bar.
— No se preocupen. Yo iré — dice tío John. — ¿Cerveza?— le pregunta a Ben.
— Sí.— Él levanta la botella, bebiendo lo que queda.
Tío John se vuelve hacia mí.
— Voy a tomar una cerveza, también, por favor — le digo.
Tío John se apoya en la barra esperando ser atendido.
— ¿Han tenido una buena cena?— Ben me pregunta, llamando mi atención hacia él.
— Sí, fue bueno. Gracias. Es bueno estar con tío John.
— ¿Hace cuánto tiempo conoces a John?
— Toda mi vida.
— genial — Sonríe. — entonces, ¿Qué te parece Inglaterra? He oído que eres de Brasil.
— Si. Bien. 
Decidí no mencionar el hecho de que he nacido y vivido aquí durante diez años. 
— ¿Hace cuánto tiempo que trabajas para Rybell?— Le pregunto.
— Cuatro años.
— ¿Te gusta?
— Me encanta. son largas horas y habitaciones de hotel de mierda, pero conozco el mundo, y no hay nada como el zumbido del día de la carrera.
— Estoy de acuerdo. — sonrío.
— Aquí está.— tío John me ofrece una cerveza y luego le da una a Ben.
— Bueno, bienvenida a Rybell.— Ben levanta su botella hacia mí, y la choca con la mía.
— Gracias — Tomo un sorbo de cerveza.
Perfecto. Justo lo que necesitaba para estimularme.
— ¿Quieres que te presente a algunos del equipo?— Ben me pregunta. — El resto del grupo pitstop está aquí y algunos del equipo de Nico, junto con las chicas de recepción.
— Sí, eso sería genial. 
Le aviso a tío John dónde voy, y me dice que se va a encontrar con Owen - asuntos que tratar. tío John siempre está trabajando.
Camino detrás de Ben por el pub/bar hacia una mesa en la parte de atrás. mientras estoy caminando, miro alrededor buscando a Carrick pero ninguna señal todavía.
Ben se detiene en una mesa. — Chicos, esta es Andi, nuestra nueva mecánica. No es que vayas a recordar sus nombres Andi, pero estos son Amy, Petra, Damon, Paul, Mike, Davis, y ya conoces a Robbie
Sigo el dedo de Ben alrededor de la mesa.
— Hola.— Levanto la mano en señal de saludo.
Una chica bonita con el pelo rubio y grandes ojos azules, creo que es Petra, me da una gran sonrisa. Ella es más baja que yo, diría, pero es difícil decirlo con ella sentada.
— No se diga más, Andi. Ven a sentarte con nosotros — dice ella.
Me siento en el taburete a su lado y pongo mi cerveza sobre la mesa.
— ¿Así que eres de Brasil?— Petra pregunta.
Supongo que Ben debió haberle dicho. 
— Nací en Inglaterra, pero viví en Brasil desde que tenía diez años. 
— Wow. Tienes tanta suerte. Me encantaría vivir en un lugar cálido.
— Te pasas más de la mitad del año en países cálidos — dice la otra chica, creo que es Amy 
— Dios, no puedo esperar para ir a Australia. Nunca he estado allí antes.
— Amy es nueva, al igual que tú — me dice Petra. — Ha estado aquí por un par de semanas. Ella trabaja como recepcionista conmigo.
— Así que son las chicas que debería buscar si quiero buena comida.— Sonrío.
— Por supuesto. — dice Petra.
Amy simplemente me mira, lo ha hecho desde el momento en que llegué aquí. Puedo decir que está haciendo esta maliciosa evaluación femenina sobre mí. Odio eso.
Tomo otro sorbo de mi cerveza, y estoy agradecida cuando uno de los muchachos me hace una pregunta. Estoy allí un tiempo, hablando, y mi cerveza se vacía rápidamente. Probablemente debería ir a buscar a tío John.
— Voy a la barra — le digo a nadie en particular. — ¿Alguien quiere algo?
Consigo unos “no” de aquellos que estaban escuchando alrededor de la mesa.  Suerte para los demás porque no voy a volver a preguntar.
Agarrando mi bolso, voy hacia la barra. Me sorprende no ver a Carrick todavía. El bar no parece ser tan grande, y el no es exactamente un tipo que se pueda perder.
Sin señales del tío John o Carrick, me detengo en un lugar en el bar y espero para ser atendida. Decido que voy a tomar una copa y luego buscaré a tío John. Es probable que este con Carrick.
Pude sentirlo antes de escucharlo hablar. Siento su calor a mi lado. 
— Viniste.
Carrick.
Me volteo hacia él, sonrío. Dios, es hermoso. Sus ojos son brillantes y sus mejillas enrojecidas, como si acabara de llegar.
— Vine. He estado aquí por un tiempo. 
— Hmm. ¿Sabes?— enarca una ceja. — deberías haber llegado y venido a buscarme.
— Pensé que tal vez estabas ocupado, ya que no podía encontrarte.
— Estaba acorralado. No podía salir.
— Pero estas libre ahora?
Un brillo travieso aparece en sus ojos. 
— Sí, estoy definitivamente libre.
— Sí, estoy definitivamente libre.
Sintiendo la tensión correr bajo mi piel, miro hacia atrás de nuevo a la barra.
— Entonces, Amaro - es brasileño, ¿verdad?— Se inclina más cerca de mí.
Le echo un vistazo. — Si.
— Papá me dijo que llegaste hoy desde allí.
— Sí.
Dios, estoy carente de palabras hoy?
— No quiero parecer ofensivo, pero no suenas brasileña. Tu acento parece un poco mezclado.
— Soy inglesa. Nací aquí. Mi madre es brasileña. Nos mudamos allí cuando yo tenía 
diez años.
— Oh, está bien. Eso explica la mezcla, entonces — sonríe.
— Bueno, no te desee un feliz cumpleaños antes — digo, cambiando el tema de mi historia.
— No, no lo hiciste — Su mirada en mí de repente es directa e intensa.
— Bueno ... feliz cumpleaños — digo sin convicción.
Su mirada se relaja y una sonrisa levanta sus ojos. — Gracias.
— Deja que te invite a una copa. ¿Cerveza?— le pregunto, señalando la botella en su mano.
— Mmhmm.
Voltea la botella, y no puedo evitar mirar sus labios alrededor del pico o la forma en que su cuello se mueve mientras el alcohol se desliza hacia abajo.
— ¿Puedo ayudarte?— Ese es el camarero.
Tengo la sensación de que he sido atrapada mirando a Carrick, mi cara está en llamas.
— Eh, dos cervezas, por favor.
El camarero pone dos botellas en la barra en el momento que Carrick deja la suya vacía.
Busco en mi bolso dinero para pagar cuando veo que Carrick le entrega un billete de veinte.
— Hey, yo debería comprarte una bebida de cumpleaños.— le frunzo el ceño.
— Digamos que es una bebida de bienvenida al equipo de mi parte.
— Bueno, gracias. Pero eso va en contra de mi propósito de invitarte una copa de cumpleaños.
Levanto mi botella hacia la suya y la chocamos, y luego tomo un sorbo.
— Así que Andi es el diminutivo de?— Pregunta.
— Andressa.
Le dije que mi nombre completo antes en el garaje, pero claramente, lo olvidó. Por otra parte, es probable que tenga un montón de nombres de mujeres para recordar.
— Andressa ...— rodea mi nombre al rededor de su boca.
Me encanta la forma en que suena con su acento irlandés, la forma en que enrolla su lengua en la S. Envía escalofríos por mi espina dorsal.
— Por supuesto, me lo dijiste antes. Entonces, ¿porque Andi en lugar de Andressa?
— Debido a que Andressa es un trabalenguas, y de todos modos todo el mundo siempre me llamó así. 
Mi padre empezó a llamarme Andi. Al parecer volvió loca a mi madre, hasta que finalmente 
cedió.
Carrick levanta su mirada, y puedo leer la insinuación sexual en su rostro.
— Un trabalenguas puede ser una buena cosa.— Sonríe atractivamente. — Andi es el nombre de un chico, y estas lejos de ser un chico. No, Andressa ... es un nombre hermoso para una mujer. Es perfecto para ti.
Oh, él es bueno.
Siento que está cada vez más cerca de mí. Mi corazón comienza a latir más y más rápido de lo que nunca he sentido en la vida.
¿Qué diablos está mal conmigo?
Soy incapaz de mirarlo a la cara, mantengo mis ojos en su pecho. — Eres muy bueno en tus frases para ligar.
— Eso no es todo en lo que soy bueno.
Al levantar la vista, lo veo echar un vistazo hacia abajo, haciendo que mis ojos se centren en el gran bulto en sus pantalones.
Dios mío.
Y así rompe el hechizo que estaba teniendo en mí.
Me vuelvo hacia la barra, inclinándome, dejo mi botella y apoyo los codos. — No deberías hablarme de esa forma.
Apoya su espalda en la barra, pero puedo sentir sus ojos en mí. — ¿Y cómo debería exactamente hablar contigo?
Deslizo mis ojos hacia los suyos. — Cómo le hablas a cualquiera de tus mecánicos.
— ¿Cómo sabes que no hablo con Ben así? O con Robbie? Él y yo tenemos algo especial.— me guiña descaradamente antes de tomar un sorbo de su cerveza.
Una risa se me escapa.
Lo corto. Miro fijamente hacia adelante — Realmente, tenemos que trazar una línea aquí. Por lo tanto, quiero dejarte una cosa clara...
— Perfecto. ¿Tu casa o la mía?
— Jesús, ¿No puedes ser serio por un minuto?
Ladea su cuerpo hacia el mío. — Estoy hablando en serio.— El tono de su voz despierta una seriedad totalmente diferente en mí.
— Yo también — me enderezo, y me giro para enfrentarlo. — Exactamente cuánto has bebido esta noche?
Sus cejas se juntan. — No lo suficiente como para no se me pare. Y aunque lo estuviera, puedo garantizar que no tendría ningún problema para que se me pare.
Entonces sus ojos hacen esa cosa de nuevo, miden todo mi cuerpo, haciendo una lectura lenta. Y me molesta demasiado. No trata a sus mecánicos masculinos de esta manera, así que definitivamente no lo hará conmigo.
— Vamos a cortar la mierda. Es necesario que dejes de coquetear y las insinuaciones sexuales. Tu y yo no sucederá. No salgo con los pilotos. Es una regla para mi.
Frunce el ceño. — No sales con los pilotos?
— No duermo con ellos.
— Lo que estaba sugiriendo no implicaría dormir.
— Sí, me imagino. Pero si buscas sexo esta noche o cualquier otra noche, no va a ser conmigo. Los pilotos están fuera de los límites para mí, especialmente para los que trabajo. Ahora, gracias por la bebida.— Agarro mi botella. — Y ten un buen descanso de cumpleaños.— Y me giro para irme.
— ¿Eso es todo?— dice, su voz me empuja de vuelta hacia él.
Le doy una sonrisa tensa. — Sí. Eso es todo.
— ¿Así que ni siquiera podemos ser amigos?
Le doy una mirada sospechosa. 
— ¿Quieres que seamos amigos?
— ¿Por qué estás tan sorprendida?
— Um ... porque hace menos de treinta segundos estabas tratando de meterte en mis pantalones.
— Mira — se frota la cara — coquetear... simplemente es la manera en que soy. No quería ofenderte. Pero me gustas. Creo que eres divertida. Supongo que como eres nueva aquí, puede que no tengas muchos amigos, además de John, por lo que estoy diciendo, seamos amigos
Pienso en eso por un minuto.¿Es una buena idea hacer amistad con Carrick? Probablemente no. Pero voy a trabajar para el tipo, por lo que parece lógico ser amigos. No buenos amigos. Solamente compañeros de trabajo.
— Amigos ... bien, puedo hacerlo.
— Bien — sonríe triunfante.
— ¿Carrick? ¿Estás listo para irnos?
Mis ojos se mueven hacia la voz llamándolo, y veo un grupo de chicos y chicas en la puerta, viéndose como si estuvieran a punto de irse. Me he dado cuenta de que Amy y Ben están con ellos. Amy me está mirando de cualquier manera menos agradable. Un determinado ceño fruncido en su rostro. Tengo la impresión de que su ceño fruncido se debe a Carrick me está hablando, y le gusta Carrick, lo que no es sorprendente.
En este momento, me encuentro comparándome con ella, algo que no suelo hacer. Ella es hermosa, femenina. Tiene caderas definidas, un culo y bastante en la parte superior. En cuanto a mí ... bueno, yo soy más masculina. Tengo las caderas estrechas y muy poco culo. El tamaño de mis pechos es generoso, pero no mucho. Sé que mi cara es genial, porque la gente siempre me dice lo mucho que me parezco a mi madre, y ella es hermosa. Tengo un buen pelo, castaño oscuro, largo, grueso y con un movimiento natural. No lo uso suelto a menudo, sin embargo, siempre está sujetado a causa del trabajo.
— Voy a estar allí en un segundo — le dice Carrick al grupo.
— Bueno, los taxis están aquí, así que date prisa — alguien grita.
Veo cuando salen antes de mirar hacia atrás a Carrick, que ya me está mirando.
— Vamos a una discoteca. ¿Quieres venir?— Pregunta con una inclinación de cabeza.
— No, pero gracias por preguntar. Estoy cansada. La diferencia horaria me esta afectando. Me voy a casa pronto.
Me mira por un largo momento, antes de empezar a caminar hacia atrás. 
— OK, bien. Duerme bien y hasta pronto, amiga.
Me da una sonrisa fresca, no puedo evitarlo así que le regreso una sonrisa suave.
— Buenas noches, Carrick.
Una última sonrisa deslumbrante, y se ha ido. por una fracción de segundo me arrepiento de no ir con él a pesar de que sé que hice lo correcto. Nada bueno podía haber salido en ir de fiesta con Carrick..
Esto se hace aún más evidente en la mañana, cuando voy a comer algo cerca de casa y veo los periódicos en los quioscos. Están llenos de imágenes de Carrick saliendo de una discoteca, con mal aspecto y con un par de chicas  colgando de él. reconozco a Amy, la recepcionista.
Imagino que Carrick no ha aprendido la lección sobre dormir con compañeras de 
trabajo.
Al ver esto, tengo un sentimiento repulsivo en el estómago sabiendo que probablemente Carrick tuvo relaciones sexuales con ambas chicas, probablemente al mismo tiempo, estoy empezando a pensar que podría no ser una buena idea que sea su amiga.
Porque, si después de un día de conocerlo, siento asco de una imagen, entonces esto puede ir cuesta abajo.


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Mar 5 Jun - 10:54

Capitulo 3

Melbourne, Australia

ESTOY EN MELBOURNE para el inicio de la temporada.
Es mi primera vez en Australia. Hemos estado muy ocupados desde que llegamos, preparando la primera carrera de la temporada en el Albert Park, así que no hemos visto mucho los alrededores, pero lo que he visto es increíble.
Lo que, o mejor dicho a quien, no he visto es Carrick desde hace dos semanas.
La última vez que lo vi fue en la mañana después de su cumpleaños. Entró al garaje, con gafas de sol y una gorra tirada hacia abajo.
Cuando me vio, se detuvo y me miró de una manera que no pude descifrar, pero sentí que me veía profundamente hasta mis huesos. Entonces alejó sus ojos, levantó la mano en un saludo, y se fue.
Me sentí nerviosa durante todo el día después de eso, pero luego rápidamente lo 
deseche.
Carrick es un jugador. Y un piloto.
Los pilotos equivalen a malo.
Y mi pequeña fuera lo que fuera - atracción física - se ha ido. Terminado. Finito. Tiene que irse, porque la temporada de carreras va de marzo a noviembre, y Carrick y yo vamos a estar viéndonos mucho. Nada bueno puede salir de esta cosa de mi-cuerpo-queriendo-saltar-a-su-cuerpo durante los próximos ocho meses o más.
Carrick debe llegar a Australia hoy. Estamos a pocos días de comenzar las sesiones de práctica, pero Carrick necesita llegar temprano para acostumbrarse al clima.
Nico también está por llegar. Me he encontrado con él, no es que voy a tener una gran cantidad de interacción con él, ya que tiene sus propios mecánicos, pero todavía estoy deseando que llegue.
Por lo que sé de Nico por la prensa, es todo lo contrario de Carrick. Muy centrado y dedicado, nunca fue visto en fiestas. es un hombre de familia, casado y con hijos.
Me pregunto cómo él y Carrick congenian - si se llevan bien en absoluto. No es raro que los compañeros  de equipo no se agraden el uno al otro. Los pilotos pueden estar en dobles en el mismo equipo, pero es un deporte solitario y muy competitivo.
Se acerca el momento para la cena, y  estoy en mi habitación de hotel, la habitación que compartiré con Petra, una de las chicas de recepción. Llegará pronto. No la he visto desde que la conocí en el cumpleaños de Carrick.
Para ser honesta, me sorprende compartir habitación con ella. Pensé que ella estaría compartiendo habitación con otra chica de la escudería, Amy, la que fue fotografiada dejando el club con Carrick. Esperaba estar sola en una habitación. Pero esto no es un problema. Estoy segura de que estará bien. Creo que va a ser extraño al principio, compartir una habitación con alguien que apenas conoces, pero estoy segura de que no tendremos ningún problema.
No tengo problemas en llevarme bien con las mujeres. Sólo tiendo a darme mejor con los hombres. Creo que mi interés en los coches, por lo general no son de interés para las mujeres.
Estoy tendida en la cama, decidiendo qué hacer con la cena mientras veo la televisión, cuando escucho la puerta abrirse. Petra entra, arrastrando una maleta detrás de ella, sonando sin aliento.
— Hola.— Me siento, bajando el volumen del televisor.
Ella cierra la puerta y apoya su maleta contra la cómoda. — Hola. Andi, ¿verdad? Nos encontramos en el cumpleaños de Carrick?
— Hola. Sí, es correcto.
— Lo siento. Estaba un poco borracha esa noche. Mi memoria apesta cuando bebo. Así que, vamos a ser compañeras de habitación durante los próximos ocho meses.— Se tumba en la otra cama, su cama.
— Creo que lo haremos.— Pongo las manos debajo de mis muslos, sentándome sobre ellos.
— Bueno, yo no ronco aparentemente. Y no importa si lo haces. Tengo sueño profundo.— Se encoge de hombros.
— Ok. Eh ... bueno, creo que no ronco. Quiero decir, nadie nunca me lo dijo.
— Fantástico. Entonces, ¿cuál es el plan para esta noche? 
— ¿Plan?
— ¿Los chicos van a salir?
— Um, creo que sí.— Me encojo de hombros. — Ben dijo algo sobre ir a tomar una cerveza más tarde.
— Genial. Vamos a enviarle un mensaje a ellos y ver cuál es el plan. ¿Has comido? Porque me muero de hambre.
— No, justo estaba pensando en la cena.
— Bueno. Vamos a comer algo, ya sea aquí o afuera. Luego, podemos encontrarnos con los chicos para tomar una copa.
— Suena muy bien.— cruzo las piernas sobre la cama, sentándome con las piernas a lo indio. — ¿No estás cansada?— Le pregunto.
Estaba agotada cuando llegué aquí. Todavía estoy tratando de ajustarme a la zona horaria. Había empezado a acostumbrarse al horario en Inglaterra.
— Nah. He descansado bastante en el avión, y estoy tan acostumbrada a viajar. Lo he estado haciendo por años. Soy fácilmente adaptable.— Se quita sus sandalias. — Y de todos modos, ¿quién necesita dormir?
— Las personas — Sonrío
— Sí, pero yo no soy la mayoría de las personas. Y en las sabias palabras de Bon Jovi, Voy a dormir cuando esté muerta.
Me río a la ligera. Ya está empezando a gustarme esta chica.
— Sí, creo que tienes un punto allí. No suelo querer descansar, pero estaba agotada cuando llegué aquí. 
se ríe. — Te adaptaras a todo esto muy  pronto.
— Sí, estoy segura de que lo haré. Y la otra chica, Amy, ¿va a venir también?
Petra frunce el ceño ante la mención del nombre de Amy. — No, ella se fue.
— ¿Se fue?
— Fue despedida.
— Oh. ¿Por qué?
— Porque se follo a Carrick. Le dije que no lo hiciera, que nada bueno saldría de ello, sobre todo no tan pronto después de lo que sucedió con Charlotte, pero no escuchó.
— Oh, está bien. Sí, tío John me habló del tema de Charlotte, no es que nos pusimos a husmear o algo así.— Soy rápida para aclararlo. — Tío John me contó como mi puesto quedó vacante.
— Sí, todo fue un poco desastroso, para ser honesta.
— Así que cada chica durmiendo con Carrick es despedida?— Por su expresión, aclare: — No estoy preguntando porque quiero dormir con él, simplemente estoy preguntando por curiosidad ..
Se encoge de hombros. — Realmente el nunca se interesó en nadie del equipo. Quiero decir, él nunca intentó nada conmigo, no es que yo se lo permitiera. Él no es mi tipo. Pero antes de Charlotte fue Leah, pero ella se casó. Y después, se fue a tener su bebé, y Rich trajo a Charlotte para trabajar, sabemos cómo terminó, un gran puto lío en los tabloides. Así que cuando Amy consiguió el trabajo, le echó el ojo a Carrick inmediatamente, le dije que no sería una buena idea mientras Pierce sigue estando irritable con todo este lío. Entonces ella va y se deja fotografiar con él y otra chica. Oséa, ¡Vamos! — se ríe, lanzando sus manos en alto. — Así que Pierce hizo que mi jefe, David, la despidiera, lo que David hizo fácilmente, ya que ella fue traída como temporal porque Pierce no quería correr el riesgo de que surjan problemas en el futuro, como los que han tenido con Charlotte, ya sabes, que los proceso y todo .
— Hmm. No es que esto sea agradable, pero sí, creo que puedo entender el punto de vista de Pierce.
— Sí, pero ahora estoy atascada trabajando sola. Pierce no permitirá que David contrate a nadie porque le preocupa que Carrick se folle a la siguiente. Y David no puedo contratar a un chico porque tu sabes que todos son apariencias en este negocio. Así que él ha traído a Franco para ayudar en la cocina para relevarme de eso, pero estoy en la recepción, trabajando sola . Hace una mueca.
— Apesta — Me solidarizo.
— Sí, pero no importa. Es lo que es.— salta de la cama. — Voy a tomar una ducha para quitarme el vuelo fuera de mi y me alistare para salir. Envíale un mensaje a Ben para averiguar lo que van a hacer?
— Claro.
Tomo mi teléfono de la mesita de noche y empiezo a escribirle un mensaje a Ben, mientras que Petra desaparece en el cuarto de baño
+++
Al final, los chicos ya se habían ido, así que Petra y yo tomamos un bocadillo rápido en el hotel.
Ahora, vamos a encontrarnos con ellos en la calle Fitz Roy en St. Kilda. Es un lugar concurrido. La calle está llena de bares y restaurantes. Petra me dijo que este es el mejor lugar para venir por un trago mientras estemos en Melbourne, no es que yo sepa mucho sobre beber pero lo haré mientras esté aquí.
El aire es caliente y húmedo, por lo que estoy usando unos shorts de jean, una camiseta de manga corta, y sandalias.
Mientras llegamos, vemos a los chicos sentados fuera del bar, y Carrick está con ellos. Al verlo, mi corazón se acelera en mi pecho. Viste una gorra de béisbol, una camiseta, y pantalones cortos de jean. Esta guapo. No, está mejor que guapo. Se ve hermoso. No verlo durante dos semanas mientras trataba de ensordecerlo de mi memoria sólo sirvió para refrescarla, como si lo estuviese viendo por primera vez, y mi enamoramiento regresa con un fuerte golpe. Siento ese golpe en todas mis partes femeninas.
Mierda.
Sus ojos se encuentran con los míos mientras me acerco, y sonríe.
Me voy a desmayar. De hecho, me estoy desmayando. Soy tan patética.
— Señoritas — dice lentamente.
Su voz me golpea en todos los lugares correctos.
— Hola — digo.
Mirando alrededor de la mesa, saludo al resto de ellos.
— Voy a buscar un trago— dice Petra. — ¿Qué quieres tú?
— Cerveza está bien. Gracias.
— Necesito otra — dice Ben, levantándose de su asiento. — Voy contigo.
— Siéntate, Andressa.— Carrick se acerca, agarra la silla vacía Ben y la tira a su lado.
— ¿Ben no la necesitará cuando vuelva?
Inclinando la cabeza, sonríe. — Conseguirá otra.
— Está bien.— Me siento en la silla, y trato de no ser consciente de él, pero lo estoy.
— Bueno, ¿me has echado de menos?
Giro mi cara para mirarlo. — Con cada fibra de mi ser — le contestó impasible.
Una sonrisa aparece en sus labios. — Un simple sí habría sido suficiente.
— ¿Por qué ser simple cuando se puede ser increíble?
— Verdad.— Sus ojos arden en llamas sobre mí.
Y me encanta la mirada ardiente, así que miro a otro lado.
— Entonces, ¿cómo ha estado mi nueva mejor amiga? Además de estar asombrosa, 
por supuesto.
Moviendo mis ojos de nuevo hacia él, levanto mis cejas. — ¿Mejor amiga?
— Oh, sí. Somos mejores amigos. ¿no lo sabías?
— Al parecer no. Entonces, ¿cómo es que somos mejores amigos, exactamente?
— Somos los mejores amigos porque — se acerca más, entrando en mi espacio, sus labios a mi oído, y su cálido aliento haciéndome temblar. — No me permitirás follarte. Ahora, vamos a ser el segunda mejor opción, que es la de mejor amigos, porque no estoy haciendo las cosas a medias, Andressa. Soy la clase de tipo todo o nada. — Se sienta de nuevo en su silla, mirándome.
Siento un temblor muy dentro de mí. Trago. — Um, sí ... estoy teniendo esa impresión.
— ¿Entonces?— todavía está mirándome.
— ¿Entonces... que?
— ¿Cómo has estado?
— Oh, bien. Genial. Y tú?— Meto un mechón de pelo que cayó de mi cola de caballo detrás de la oreja.
— Estoy bien.— Se encoge de hombros. — Mejor ahora que estoy con mi mejor amiga.
— realmente necesitas para dejar de decir eso. Te hace sonar extraño. Y un poco 
trágico.
Suelta una risa, con los ojos brillantes de alegría. Siento su sonrisa irradiar dentro de mi 
pecho.
Petra vuelve con mi bebida.
— Gracias — le digo, tomándola de su mano. Y poniéndola sobre la mesa. — Quieres  tu silla de vuelta?— le ofrezco a Ben, levantando mi culo de la silla.
— Nah, no te preocupes. Tomaré otra.— Agarra dos sillas sobrantes de otra mesa y las arrastra, poniéndolas a mi lado.
Petra se sienta a mi lado, y Ben se sienta al lado de ella.
Agarro mi cerveza, y tomó un sorbo de bienvenida.
— ¿Qué te parece Australia?— Carrick me pregunta.
— Grandioso. No he visto mucho todavía, pero tengo planeado hacer un poco de turismo cuando tenga la oportunidad.
— Mi plan es hacer algunas compras — dice Petra. — Concretamente un par de Uggs. Son mucho más baratas aquí que en casa.
— Podría acompañarte de cuando vayas, si te parece bien? — Me encantan las botas Ugg.
— Claro que sí.— Ella sonríe. — Será bueno tener otra compañera de compras, viendo que perdí la última.— se inclina hacia adelante y deliberadamente mira a Carrick.
Lo veo desplazarse de su lugar, y luego se pone de pie. Mis ojos lo siguen.
— Voy a hacer pis — le dice a nadie en particular.
Veo su espalda mientras se dirige al bar, sintiéndome mal por él.
— Pet ...
Escucho el regaño en la calmada voz de Ben.
— No seas dura con él sobre el asunto de Amy. 
— Lo sé. Lo sé.— ella levanta la mano. — Estoy molesta porque estoy trabajando sola.
— Lo sé, pero no es culpa de él. Es de Pierce. Carrick se siente como la mierda por ello. Él mismo me lo dijo. Y yo estaba allí esa noche en el club. Amy hizo toda la persecución. Ella no lo dejaba en paz. El estaba pasándolo bien  con la otra chica, y Amy estaba allí. Fue su idea que se fueran los tres juntos. En serio, cualquier hombre habría tenido dificultades para decir que no a eso. Era su cumpleaños, y estaba borracho. Ya conoces a Carrick. No habría tocado a Amy si sabía que significaba que ella sería despedida. En realidad, no es desafiado por las mujeres.— Ben toma la botella de la mesa y toma un trago. — Ya sabes, él discutió con Pierce sobre eso al día siguiente .
— ¿Lo hizo?— Petra suena sorprendida.
— Sí, lo he oído a él y Pierce yendo a la oficina de Pierce — Dice Robbie. — Le dijo a Pierce se paso de la raya al despedirla. Carrick intentó recuperar su empleo, pero Pierce no aceptó. Y el trabajo que ella tiene ahora, ¿quién crees que se lo consiguió?— Ben añade.
— ¿Carrick? ¿De verdad?— Pregunta Petra.
Ben toma un sorbo de su cerveza, asintiendo. — Él no es un bastardo, Pet. lo sabes.
— Sé que no. Sólo ... Amy nunca lo dijo — murmura en su bebida.
— Sí, bueno, no lo hizo, ¿verdad? Ella buscaba más que una sola noche, como la mayoría. Ella va a pintarlo como una mala persona.
Veo que los ojos de Ben se elevan, y volteo mis ojos para ver a Carrick volver a la mesa. Se deja caer en su silla y recoge su cerveza.
— Así que nos quedaremos aquí toda la noche o iremos a otra parte?— Pregunta 
Carrick.
— Otro lugar!— Dicen Petra y Ben al mismo tiempo.
+++
Vamos a algunos de los bares, y estoy empezando a sentirme un poco mareada, cansada y lista para ir la cama.
Petra parece lejos de estar cansada. Ella y Ben están en la barra, consiguiendo algunas bebidas 
más.
Espero que vuelva a nuestra mesa y se siente a mi lado.
— Petra, voy a volver al hotel. Estoy agotada. No tienes que venir — le digo ante la mirada decepcionada en sus ojos.
— Nah, te acompaño. No quiero que vuelvas caminando sola. 
— Estoy listo para irme, así que te acompaño.— Dice Carrick.
Veo los ojos de Petra balancearse hacia él.
— Um ... bien. Siempre y cuando no te importe — le digo.
— Estamos alojados en el mismo hotel, así que no hay problema.— Sonríe.
— Claro. Sí — digo, sintiéndome un poco estúpida.
Se levanta de la silla. Coge su teléfono de la mesa y lo pone en su bolsillo. Cojo mi bolso del suelo antes de colgarlo en mi hombro.
— Nos vemos en el hotel— le digo a Petra.
— ¿Estás segura de no te molesta regresar con Carrick?— pregunta en voz baja
— Si, estoy bien.— Me río un poco incómoda, sabiendo lo que está pensando. — Te veo luego.
Saludo hacia la mesa y camino hacia Carrick.
— ¿Lista?— Pregunta.
— Sí.— Lo sigo fuera del bar, a la calle.
Es tarde, pero la temperatura sigue siendo alta, no es que no esté acostumbrada a ello. Viviendo en Brasil, el clima puede ser un poco caldeado.
Por un rato, caminamos al lado del otro en silencio hasta Carrick rompe el silencio. 
— ¿En que parte de Brasil vives? O vivías antes de mudarte al Reino Unido?.
— Santos. Está en San Pablo, en la costa.
— Sí, conozco Santos. Hermosas playas.
— Pasé mucho tiempo en esas playas.— Sonrío con cariño ante el recuerdo de pasar tiempo en la playa con mi madre. — Viví en el centro de San Pablo por un tiempo, también.
— ¿Ah, sí?
— Fui a la universidad, viví en el campus, me salvó de ir y venir. Mi madre no estaba muy feliz conmigo viviendo lejos de casa, sin embargo.— Me río a la ligera, recordando lo estresada que estuvo la primera vez que me mude.
— ¿Has ido a ver el Gran Premio de allí?
— Un par de veces. Tío John me regalaba boletos.
— ¿Me viste correr? 
— Si — Sonrío. — Y eras increíble, en especial ese año, cuando le ganaste a Leandro Silva en Bico de Pato. Fue extraordinario.
Mirándome fijamente, parpadea — ¿Cómo es que nunca te conocí hasta hace unas 
semanas?
— Porque tío John probablemente no confiaba en ti alrededor mío.— Le doy una sonrisa cómplice.
— Sí, buen punto, tampoco es que se puede confiar demasiado en mí hoy en día. Es broma.— levanta sus manos, riendo. — Somos mejores amigos, y no me follo a mi mejor amiga.
— Realmente necesitas dejar de decirlo
— ¿Qué? ¿Que somos mejores amigos?
— Sí.
— ¿Por qué?
— Debido a que te hace sonar extraño, como si fueras un niño de cinco años.
— Definitivamente no soy ningún niño. Y estaba buscando ser más encantador que extraño. Claramente, esto no está funcionando.
Me río de alegría en sus ojos.
— Así que John no es tu verdadero tío, ¿verdad? Pero le dices tío John?
Me tenso al instante por su pregunta, preocupada por la dirección que podría tomar. — Si — Trago. — Él es un amigo cercano de la familia. Me conoce desde que era un bebé. Es mi padrino.
Creo Carrick detecta mi incomodidad, porque cambia de tema. — Entonces, ¿qué estudiaste en la universidad?
— Ingeniería Mecánica.
— Lo imagine — Sonríe cálidamente. — Nunca fui a la universidad.
— ¿Demasiado ocupado corriendo?
— Sí. Pero creo que me hubiera gustado.
— Hmm ... sí, la vida del estudiante, sin duda habría sido apropiada para ti— me burlo. — Fiestas, mujeres, y alcohol.
Se ríe ligeramente. — No soy tan malo como la prensa me hace ver, sabes?
— Pero no estás muy lejos ...
Me da una mirada aleccionadora. — No muy lejos, no.
Mirando hacia arriba, veo que llegamos al hotel.
Carrick mantiene la puerta abierta para mí, dejándome entrar primero. Caminamos a través del vestíbulo y entramos en un ascensor en espera. Presiono el botón de mi piso, dándome cuenta de que Carrick no presionó el botón para el suyo.
— ¿Qué piso?— Le pregunto.
Lo imaginaba.
Presiono el botón de la planta superior y luego vuelvo a su lado.
Estamos en silencio mientras el ascensor comienza a subir, la música del pequeño  ascensor suena en el fondo.
Carrick cambia de posición y pone sus manos en los bolsillos, su brazo golpeando 
contra el mío.
— Lo siento— murmura.
— Está bien — le contesto. Dios sabe cómo me las arregle para decir las palabras, porque estoy sintiendo un montón de cosas raras y una electricidad debido a esta llama ahora lamiendo través de mi piel donde su brazo acaba de tocar el mío.
El espacio aquí de repente se vuelve mucho más pequeño.
Tomo una respiración profunda, tratando de mantener la calma, pero no funciona. 
Soy totalmente consciente de él a mi lado. Todo lo que puedo oler es su sexy-como-el-pecado loción de afeitar, y esto está haciendo girar mi cabeza. Estoy empezando a quemarme.
¿Qué diablos está mal conmigo?
Fijo mis ojos en los dígitos, viendo los números escalar. Necesito salir de este ascensor y pronto, pero el contador parece ir a paso de tortuga.
¡Maldita sea!
Carrick exhala. Es un sonido suave, pero lo siento como si estuviera respirando en mi 
oído. 
Me estremezco. De hecho, tiemblo como la mierda.
Envuelvo mis brazos alrededor de mí, tratando de mantener el control de mis hormonas en ebullición, pero de alguna manera termino tocando su brazo con el mío esta vez.
Muy bien, Andi.
Ahora, en todo lo que he tenido éxito es en activar esa pizca de calor otra vez, y esta rápidamente se dirige hacia el sur.
Puedo sentir los ojos de Carrick en mí, pero no me atrevo a mirarlo. Y definitivamente no me atrevo a hablar por temor a decir algo estúpido, así que finjo no darme cuenta que acabo de tocar su brazo
En su lugar, aprieto mis muslos juntos y ruego a los dioses para que me saquen de este ascensor rápido.
¿Qué demonios está pasándome? Y este ascensor alguna vez llegara a mi maldito 
piso?
Vamos...vamos...
¡Por fin!
Llega a mi piso con un “plin", como el temporizador de un horno, al igual que un pollo, 
estoy lista.
— Este es el mío.— Mi voz suena extrañamente alta. Me deslizo fuera de la puerta antes de que se abra completamente. — Gracias por acompañarme — digo, retrocediendo.
Él sale del ascensor, con una mano sosteniendo la puerta. — Cuando quieras. Buenas noches, Andressa.— Su voz suena diferente, más profunda, ronca.
— Buenas noches, Carrick.— Me giro en el lugar y camino lo más rápido que puedo a 
mi habitación. 
Mi corazón está latiendo como una tormenta en mi pecho mientras mi cabeza se está preguntando qué demonios pasó.


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por olsaal81 el Mar 5 Jun - 12:46

El ambiente se va caldeando poco a poco ... vaya bomba se está fabricando!!
Gracias por los capis
avatar
olsaal81


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Mar 5 Jun - 12:56

siii... que ambiente hot!!!  depra depra
hay que decir que tienes sus encantos él... mas allá de lo mujeriego. 
Veremos como sigue!


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por anyaydavid el Mar 5 Jun - 14:45

Llega el calor sube la temperatura. A ver como sigue y todas que se tiran a Carrick despedidas ole.
Gracias por el capitulo
avatar
anyaydavid


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Yrisol el Mar 5 Jun - 19:43

Gracias
avatar
Yrisol


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Miér 6 Jun - 18:50

Capitulo 4


Melbourne, Australia


HOY ES EL DÍA DE LA PRUEBA. El box es un centro de actividad. Y estoy más que emocionada. He estado en numerosas pistas de carreras, especialmente cuando trabajaba en biplazas en casa. Pero estar aquí, ser parte del Gran Premio, es increíble.
El ruido de los motores acelerando, el olor de los coches y la gente alrededor preparándose para la carrera, transporta una ola de energía en el aire. No hay nada como día de la carrera.
Es eléctrico, y me siento privilegiada de ser parte de ello.
Me lleva de nuevo a cuando era niña, y venía a ver las carreras de mi padre.
Me pregunté si la primera carrera se sentiría extraño para mí. Creo que sólo un poco, pero estoy más centrada en la emoción por la inminente carrera de Carrick, y todo el trabajo que hay que hacer antes me mantiene ocupada. Y no es como si no hubiera estado en un Gran Premio desde que murió mi padre.
Pero estar aquí en el medio de todo esto ... es una sensación totalmente diferente que estar a un lado mirando. Es increíble.
Veo a Nico Tresler entrar en el box. No lo he visto durante el entrenamiento. Si él estuvo aquí, fue cuando yo no estaba.
Está bien, llegó el momento. Voy a dejar de ser una cobarde, e iré hasta allí y me 
presentare.
Cruzo la corta distancia hasta el sector de Nico en el Box. Acercándome por detrás de él, me deslizo a un lado, para que pueda verme en su periférica.
Actualmente está hablando con Damon, su jefe de mecánicos. Cuando Nico me nota, detiene su conversación y gira su cabeza hacia mí. — ¿Te puedo ayudar?
— Hola, Señor. Tresler. Siento interrumpir. Mi nombre es Andi Amaro. Soy la nueva mecánica de Carrick, y yo sólo quise venir y presentarme. Soy un gran fan.— No es del todo una mentira. Prefiero otros conductores por encima de Tresler, pero adular un piloto es siempre la mejor opción.
Se vuelve hacia mí, por lo que me está dando toda su atención. — Oh, sí. La nueva mecánica de Ryan. He oído todo sobre ti.— Sus ojos se ciernen sobre mí de una manera para nada cómoda.
Me muevo en el lugar. 
— No es de extrañar que te diera el trabajo.
En realidad no fue él. — Fui contratada por John, no por Carrick.— Mantengo mi  tono incluso, profesional, y, definitivamente, sin confrontación.
Los pilotos pueden ser difícil a veces, especialmente en el día de la carrera. Ellos están tensos y estresados, así que es mejor no avivar el fuego. Mantenlo amable. Él puede estar actuando un poco como un idiota, pero es un piloto, y tengo que respetar eso.
— Por supuesto que sí — dice con desdén. Luego se inclina. — Puede que seas lo suficientemente ingenua como para pensar que Ryan te ha contratado basado en tus habilidades. No lo hizo. Él te contrató, debido a la talla de tu sujetador. El chico no tiene clase y trata esta profesión como una broma. Es un bastardo egoísta a quien no le importa una mierda nadie más que sí mismo .
Wow. De acuerdo.
Echo un vistazo a Damon, quien me da una mirada de compasión antes de alejarse.
— Yo no diría que...— Comienzo a defender Carrick.
— ¿Está todo bien aquí?— Carrick me interrumpe.
Me vuelvo hacia él. Su mirada está sobre Nico. La cara de Carrick está completamente en blanco, pero en sus ojos hay una mundo de ira.
— Esta todo bien — Nico sonríe, mostrándole sus dientes a Carrick. — Solo le estaba haciendo saber a Andi en lo que se ha metido al trabajar para ti.
Carrick suelta una risa sarcástica. — Seguro que lo hacías. Andressa, ¿tienes un minuto?— Sus dedos apretando sobre mi brazo.
Incluso a través de mi overol, siento su tacto, como si estuviera sobre mi piel desnuda.
— Si claro — Sintiéndome un poco desinflada, sigo a Carrick mientras Nico se aleja de 
nosotros.
Cuando llegamos al puesto de Carrick en el box, me detengo y pregunto: — Entonces, ¿Para qué me necesitas?
— Nada. Sólo mantente alejada de Nico. Es un idiota presuntuoso con un enorme 
resentimiento.
Cubro una risa.
Quiero estar de acuerdo, pero yo no quiero ser vista faltándole el respeto a un piloto, especialmente del calibre de Nico. Eso sería poco profesional de mi parte.
— Es definitivamente interesante — le digo, eligiendo cuidadosamente mis palabras.
— Es un gilipollas. Y te puedo asegurar que lo que dijo sobre mí probablemente sólo alrededor del sesenta por ciento era verdad. Sólo me odia porque he ganado más carreras en mis primeros dos años de lo que él ha hecho en toda su carrera. Maldito estúpido.
Me río. No puedo detenerlo esta vez.
Me he dado cuenta de que Carrick hace mucho eso... me hace reír.
Me gusta eso.
— Mi consejo: no hables con Nico, a menos que sea absolutamente necesario.
— Está bien. Lo tengo, jefe.— Sonriendo con descaro, le doy un saludo militar.
Veo una chispa de luz en sus ojos. — ¿Jefe? Hmm ... eso me gusta.
— ¿Carrick?
Se gira hacia el sonido de la voz de su padre, quien luce menos que complacido cuando ve a Carrick hablando conmigo.
— Ya voy — levanta un dedo a Owen. Mirándome de nuevo, Carrick dice — Te veré antes de la carrera, ¿verdad?
— Si.
me da una de sus sonrisas de infarto, dejándome un poco sin aliento, y luego se voltea para irse con su padre.
+++
Realmente no tuve oportunidad de hablar con Carrick cuando regreso al box, todos estábamos muy ocupados preparando su coche, y él fue directamente a tomarse fotografías, conocer gente mayormente patrocinadores - y dar  entrevistas. Noto cómo acepta la atención que le dan las modelos y las promotoras del equipo. 
Pero estoy ... lo que sea. No me molesta en lo más mínimo.
Cuando Carrick finalmente regresa, es hora de que suba en su coche. Estoy con mi casco, como todo mecánico, ya que estamos en la parada en boxes. Pero de alguna manera, se las arregla para sostenerme la mirada.
Me da un guiño descarado y luego toma su casco, jalandolo sobre su pasamontañas a prueba de fuego. Entra en la cabina de piloto y se ata el cinturón. Ben le adapta su volante, y Carrick está listo para salir.
Todos regresamos al box. Me quito el casco, así puedo ver la carrera en las pantallas.
Echo una vistazo a tío John, que está sentado en la mesa de control con Pierce y 
Owen.
Entonces, mis ojo vuelven a la pantalla, y observo cómo Carrick empieza su vuelta de calentamiento. El rugido de los motores vibra a través de mí.
Dios, me encanta.
Veo cómo los coches zigzaguean de lado a lado a lo largo de la recta, para calentar sus neumáticos. Pero mis ojos se centran principalmente en el coche de Carrick. El azul brillante de su casco refleja en el sol.
Por último, todos los coches se alinean detrás de la línea y toman sus posiciones en la cuadrícula. Carrick está en una posición de ventaja, calificó primero ayer. Es un gran manera de comenzar la temporada, y sé que Carrick está feliz por ello.
Entonces, el ambiente se intensifica y me encuentro conteniendo la respiración mientras las cinco luces por encima de la línea de salida se iluminan de color rojo, rojo, rojo, rojo, rojo. Luego se van ... y VAMOS.
Carrick tiene un gran inicio, tomando la primera curva como el profesional que es.
A medida que las rondas terminan, comienza a alejarse del grupo, tomando una buena ventaja.
Cuando entra para un cambio de neumáticos, el ambiente es muy bueno. El equipo de boxes se pone a trabajar el cambio de los neumáticos.
Carrick permanece en su coche, viendo la carrera en las pantallas encima de su cabeza. Cuando se sustituyen los neumáticos, vuelve a la pista. Tomando posición de nuevo rápidamente.
Hay algunos momentos de tensión en la carrera, como cuando va segundo, mientras Leandro Silva, el piloto brasileño, lo pasa.
Nunca le diría a Carrick, como todo el mundo sabe, Leandro y Carrick mantienen una seria rivalidad, pero me gusta Leandro. No de una manera pervertida, sino de una forma de admiración. Es un piloto increíble. Aunque no es mejor que Carrick. Él es diferente.
Contengo la respiración mientras Carrick despista en el interior de una curva y recupera su posición de Leandro.
¡Si!
La carrera es más o menos así todo el tiempo. Es excitante y emocionante como Carrick lucha con Leandro por el primer puesto.
Estamos en la última vuelta, y Carrick ahora está a la cabeza, pero todavía hay nerviosismo por que podría perder su lugar en el último minuto mientras Leandro no se rinde fácilmente.
Carrick necesita ganar. Con esta carrera fijará su serie el resto de la temporada.
Cruzando los dedos, voy por el.
Vamos, Carrick. Puedes hacerlo. Vamos …
Estoy contando los últimos segundos, mi corazón latiendo en mi pecho y mis venas llenas de adrenalina.
Entonces, cruza la línea de meta, las bandera a cuadros bajando.
¡Ganó! ¡Sí!
Dejo escapar el aliento del que ni siquiera era consciente estaba conteniendo y hago un pequeño baile feliz en el lugar.
Estoy sonriendo de oreja a oreja, y no sólo por Carrick, sino por todo el equipo y por mi también. No solo tengo la oportunidad de verlo, sino que ayudo y formo parte de la victoria Carrick Ryan. Esto es sólo el principio.
Hay mucho más por venir. Siento una inmensa sensación de privilegio en este momento.
Estoy viendo a todos en el garaje, todos aplaudiendo y vitoreando. El ambiente es electrizante. 
Y me llevan de nuevo a todas las veces que he estado con mi padre cuando él ganaba y cómo todos celebrábamos en su box. 
Siento una punzada en el corazón, un fuerte dolor por las cosas que han desaparecido.
Arrastrándome desde el pasado hasta el presente, veo a Carrick trepando fuera de su coche. Retirando su casco y el pasamontañas a prueba de fuego, tiene el pelo todo pegado a su sien, pero aún se ve increíble, hermoso.
Él está siendo felicitado por todo nuestro equipo, su padre, tío John, y Pierce. Carrick sonríe y se ríe.
Sólo mirándolo hace que mi corazón se hinche, mi pecho llenándose de felicidad.
Luego, Carrick inclina su rostro hacia mí, su mirada encontrándose con la mía, y la mirada que me da, la intensidad de sus ojos, la sonrisa en su cara, me dejan sin aliento, tambaleándome y llena de júbilo.
En ese momento, me doy cuenta de que estoy muy jodida.
Porque me gusta. Demasiado.
Y ahora, tengo que encontrar una manera de tratar con ello.
Confía en mí para tener un enamoramiento por el único hombre que no puedo tener.
Tomando de una respiración profunda, cubriendo mis sentimientos por él, sonrío y hago mi camino para felicitarle.


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Flower el Miér 6 Jun - 18:59

Capitulo 5


Kuala Lumpur, Malasia


— ESTOY ABURRIDO.— Carrick cae en la silla delante de mí.
Se ve tan precioso como siempre, vestido con pantalones cortos color caqui y una camisa polo blanca, que muestra el bronceado dorado de su piel.
Estoy tratando realmente de no mirar sus brazos. Son brazos realmente buenos. Piel suave sin manchas, venas musculosas y atractivas que corren a lo largo de ellos, son el tipo de brazos que quieres lamer.
Como puedes ver, mi enamoramiento va muy bien. ¿La parte de detenerlo? No muy bien.
Estamos en Kuala Lumpur para la segunda etapa de la temporada. Es mi primera vez en este país, y tengo que decirlo, es increíble.
— ¿Cómo puedes estar aburrido? Son sólo las nueve y media de la mañana — Tomo un bocado de mi tostada.
Estoy comiendo el desayuno sola mientras Petra sigue en la cama, durmiendo debido a la resaca de anoche. Sorprendentemente, me siento brillante esta mañana, considerando lo mucho que bebí anoche. Carrick salió anoche, pero no se quedó mucho tiempo porque tenía una sesión de entrenamiento temprano en la mañana.
— Sí, bueno, he estado levantado desde las seis. Parece que ya pasó la mitad del día.
— ¿Acabas de salir del gimnasio?
— Sí.
— ¿Tu nuevo entrenador te pateo el trasero?
Carrick se quejaba anoche sobre su padre contratando a un entrenador para él mientras está 
aquí.
Debido a que es más alto que el promedio de los conductores, naturalmente pesa más, así que tiene que tener cuidado de no inclinar la balanza.
Carrick podrá ganar sus carreras, pero le gusta beber, y su dieta no es exactamente saludable. Si no es cuidadoso aumentará de peso, poniéndolo en desventaja en las pistas, de ahí la nueva dieta y régimen de entrenamiento.
— El tipo es un maldito sargento. Además estoy muerto de hambre. Granola era lo que me permitieron comer para el desayuno. Maldita granola— murmura.
— Pobre bebé — me burlo.
Eso me gana un gruñido.
Mi teléfono alerta un texto de mamá.
Buenas noches cariño.
Las zonas horarias están empezando a afectarle.
Riéndome para mis adentros, le escribo de vuelta.
Mamá, tengo diez horas de diferencia, así que son las nueve y media de la mañana. Te llamaré esta noche, así que será la mañana en tu hora.
Envía mensajes de inmediato.
Te quiero. <3
Luego, levanto la vista desde mi teléfono para ver a Carrick mirando mi tocino con lo que sólo se puede describir como anhelo.
— ¿Estás bien?— Me río.
— No, estoy muriendo de hambre — me mira. — ¿Vas a comerte ese tocino?
Nuestro hotel es uno de los únicos lugares en Kuala Lumpur que sirve tocino adecuado. Estaba deseando comerlo, y no quiero compartirlo con él. Soy así de codiciosa.
Inclinándome en mi silla, tomo mi taza de café. — ¿Realmente piensas que es una buena idea que comas tocino? Estás en esta dieta por una razón..
Suelta un suspiro exagerado. — Jesús, no estoy exactamente excedido de peso, ¿verdad?
Flexiona los músculos en sus brazos, y tengo que resistir el impulso de acariciarlos, o lamerlos.
— Y un trozo de tocino no me convertirá en Jabba el maldito Hutt.1
— Estoy bastante segura de que cuando Lucas lo creó, era sólo Jabba el Hutt. No Jabba el maldito Hutt. Y si tu padre me ve a mí dándote tocino, me despedirá..
— No, no lo hará. Vamos ... sólo un trozo de tocino.
— No.— Muevo mi plato hacia mí y lejos de él.
— Ah, vamos, nena. Sabes que quieres darme un poco.
¿nena?
Siento que esa palabra me envuelve como depurador erótico.
Presionando mis muslos y labios juntos, sacudo la cabeza. — No. Tu suave encanto irlandés no funcionará conmigo.
Sonriendo, me da una mirada directa del diablo del sexo. — Oh, Andressa, cariño, si me das algo ... haré que valga la pena. Puede ser nuestro pequeño secreto. No se lo diré a nadie. Lo prometo.
— ¿Cómo te las arregla para hacer que una conversación sobre el tocino suene sucio?
— Diría que es un talento ... pero tal vez no soy yo quien sea sucio. Tal vez eres tú. Después de todo, tú eres la que lo interpreta de esa manera.— alza una ceja.
Y mi cara se pone roja.
Sus dedos se deslizan sobre la mesa hacia mi plato. — Entonces, ¿estoy consiguiendo ese tocino?— me agita las pestañas.
Bastardo, sabe lo guapo que es.
— Bien — me rindo. — Un trozo, y eso es todo.
Recojo un trozo de tocino y se lo doy.
— ¿Te he dicho recientemente lo increíble que creo que eres?
— Nop.
Miro como lo pone en su boca, la forma en que sus ojos se cierran sobre el sabor.
— Bueno, lo eres. Tan jodidamente impresionante. Dios, este es un buen tocino.— gime, masticandolo.
Empiezo a retorcerme en mi asiento ante los sonidos que está haciendo.
¿Quién sabía que un trozo de tocino podía ser tan excitante?
Tengo una visión de mí desnuda en la cama con él encima de mí, dentro de mí, haciendo los mismos ruidos.
— ok, necesito más.— Su voz rompe mis pensamientos sexuales.
— Hmm? ¿Qué? Sí.— le paso el plato sin pensarlo.
Luego, un segundo después, me doy cuenta de lo que he hecho. — ¡Espera! ¡Devuélvemelo! ¡Me vas a meter en problemas!
Intento agarrar el plato, pero Carrick toma todo el tocino y lo mete en su boca.
— ¡Oh Dios mío! ¡No puedo creer que hayas hecho eso! — Golpeo mi mano sobre mi boca, soltando una carcajada.
— Nunca subestimes lo que un hombre hambriento es capaz de hacer— dice, masticando con su boca llena de tocino, un brillo en sus ojos.
No puedo evitar mirarlo fijamente mientras traga, su manzana de Adán balanceándose, es extrañamente sexy.
— Dios, eso esta mucho mejor. Ahora me siento como un maldito ser humano normal. — Se inclina hacia atrás en su asiento, presionando una mano en su estómago.
— Tienes problemas — bromeo. — ¿Quieres el resto de mi desayuno?— Hago un gesto a lo que queda, mi café y tostadas a medio comer.
— Lo siento.— me sonríe pícaramente — ¿Quieres que te traiga algo más?
— Nah, no te preocupes por eso.— Le rechazo con la mano..
— Entonces, ¿qué tienes planeado para hoy?
— No mucho. Probablemente sólo vaya a relajarme en la piscina.
— A pesar de que la idea de ti holgazaneando en un bikini es impresionante...
— ¿Quién dijo que iba a usar un bikini?
— Mi imaginación. ¿Por qué? ¿Vas a hacer topless? ¿nudismo? — Sus ojos chispean como una cerilla encendida mientras se sienta derecho en su asiento.
— No, pervertido. Quiero decir, podría estar usando un traje de baño por lo que sabes.
— Un modo de quitarle la diversión. hace un mohín.
Sacudiendo la cabeza, me río. — Soy tu amiga, ¿recuerdas? No eres pervertido con tus amigos
— ¿Quién dice? Mientras no te esté tocando, puedo hacer lo que quiero aquí arriba.— Golpea un dedo en su cabeza.
— Si quieres que siga siendo tu amiga, entonces lo harás.— Le sonrió con suficiencia.
— Bien, aguafiestas — pone los ojos en blanco — Así que, en lugar de estar en la piscina con tu traje de baño de señora, ¿quieres venir a divertirte conmigo?
La última parte de nuestra conversación y el brillo descarado en sus ojos me hacen preguntar  — ¿Qué clase de diversión?
— La que es divertida.
— ¿La diversión de la diversión?
— Exactamente — Ladeando su cabeza, sus labios en una sonrisa burlona.
Es una sonrisa juvenil tan encantadora que me encuentro diciendo: — Está bien, estoy dentro
+++
Después del desayuno, Carrick regresa a su habitación para conseguir su cartera, y yo vuelvo a subir a mi habitación para tomar algo de dinero. Carrick me dijo que me pusiera algunas deportivas, así que tengo la sensación de que vamos a hacer algún tipo de actividad deportiva.
Petra sigue en la cama, pero está despierta, sentada y viendo la televisión. — Hey, ¿me he perdido el desayuno?— Su voz suena toda ronca.
— Sí, dejaron de servir a las nueve y media, pero agarre estos — Le entregó un panecillo y una banana.
— Ah, eres una estrella.— le saca el envoltorio del panecillo y comienza a mordisquearlo. — Entonces, ¿qué haremos hoy?
Me siento en el borde de mi cama y pateó mis sandalias. Estoy poniendo mis pies en mis deportivas cuando contesto. 
— Oh, voy a salir con, em ... Carrick.
Frunce el ceño. Ella sabe que Carrick y yo nos llevamos bien, y no ha dicho nada, pero sé lo que piensa.
— Sólo como amigos— agrego.
— Sí, lo tengo.
— ¿Lo haces?
— Mmm — toma otro bocado de panecillo. — Si fueras a tirártelo, ya lo habrías hecho. Carrick no es uno de los que pierde el tiempo. Ya era hora de que aprendiera a ser amigo de alguien del sexo opuesto. Creo que es bueno que ustedes dos sean amigos .
— Sí — digo con una sonrisa.
— Entonces, ¿qué harán ustedes dos?
— En realidad no sé.— agarro mi bolso de abajo a un lado de mi cama, comprobando que dentro está mi billetera. — No me lo dijo pero al parecer será divertido.
— Bueno, diviértanse teniendo su diversión.
Recogiendo mis gafas de sol de la cómoda, las pongo sobre mi cabeza y me detengo en la puerta. — Hmm. ¿Quieres venir con nosotros?— No es exclusivo para él y para mí. No lo creo.
— Nah, todo lo que haré hoy es descansar junto a la piscina.
— Nos vemos luego.— Abro la puerta.
— ¿Saldremos esta noche?
— Seguro.
Dejando a Petra, me dirijo de nuevo al ascensor para encontrarme con Carrick en el vestíbulo.
Él ya está esperándome cuando llego. Sus labios se elevan una sonrisa cuando me ve. — ¿Lista?
— Lista.
Lo sigo por el hotel hasta el garaje.
Levantando su llave, desbloquea la puerta a un elegante Mercedes SLS AMG descapotable.
— Lindo.— Comento.
— Prestado.— Se encoge de hombros. — A las concesionarias les gusta darme coches cuando estoy aquí para las carreras.
— Debe de ser increíble ser tú.— Dejo escapar un pequeño suspiro soñador mientras mis dedos corren sobre la brillante pintura del automóvil.
— Tiene sus beneficios.— Sonríe. — ¿Quieres conducir?— levanta la llave.
Noto un escalofrío de excitación, y luego mi cara se cae. — No sé a dónde vamos.
— Ah, sí, claro. Entonces puedes conducir de regreso.
Eso me hace sonreír enseguida.
Subo al coche, bajo mis gafas de sol sobre mis ojos. Carrick enciende el motor, el coche se llena con el sonido de "Real Love" de Clean Bandit. Él se pone su gafas de sol y nos conduce fuera del garaje hacia el hermoso día soleado.
+++
— ¿Quieres ir a los karting?— Miro hacia arriba a la señal sobre la entrada, mis manos van a mis caderas.
Estamos de pie afuera del circuito de Sepang Kart, que está al lado de la pista en la que competirá en unos días.
— Sí— dice junto a mi.
— Pero tú te ganas la vida corriendo.
— ¿Y?
— Está bien, así que quieres que compita contigo, el anteriormente campeón de karting y actual campeón mundial de Fórmula Uno. Bueno, supongo que al menos no me sentiré mal cuando pierda.
— Si te hace sentir mejor, te dejaré ganar.
— Ugh, ¿Ganar por lastima? No, eso es aún peor. — Empujo mi hombro hacia el suyo, ignorando la punzada de atracción que siento al contacto.
Se ríe entre dientes.
— En realidad, ¿deberías estar haciendo esto? ¿Qué pasa si te lastimas?— Desconcertada, lo 
miro.
Si se lastima y no puede correr, y Owen y Pierce descubren que estaba con él, mi cabeza estará en la guillotina.
Me mira ofendido. — Sabes con quién estás hablando, verdad? Soy Carrick Ryan, el dios de las pistas.
— ¡Ja!— Me río. — ¿Debo inclinarme a tus pies, oh Dios divino?
— No es necesario, pequeña saltamontes.
Me palmea la cabeza con su mano. lo alejo, causando que se ría. 
Luego, se pone serio. — Pero ... lo que necesito de ti es tu silencio.
— ¿Silencio?— Ladeo mi cabeza en confusión.
— Mmhmm. Mi papá no sabe que estoy aquí, por la razón mencionada anteriormente, así que para salvarme de un mes de dolor de oído por mi comportamiento irresponsable, sería genial si mantuvieras esta pequeña cosa del karting en secreto .
— Ah.— Cruzo mis brazos. — Entonces, soy tu pequeño y sucio secreto.
— Bueno, yo no iría tan lejos, pero puedes ser mi secreto sucio si quieres serlo. Sólo tienes que decir la palabra.
Chasqueando la lengua, niego con disgusto simulado, lo cual me gana una risa sucia y sonora. Pretendo no sentirlo en cada parte de mí.
— Entonces, ¿Lo que me estás pidiendo es que mantenga esto en secreto de tu papá, quién casualmente me asusta como la mierda?— Le digo, volviendo al tema original.
— ¿Le tienes miedo a mi padre? ¿Por qué? — Parece sorprendido.
— Porque no le agrado.
— No le desagradas. 
— Cree que soy una distracción.
— ¿Una distracción para quién?
— Para ti. Y el resto de los chicos, por supuesto.
— Oh. Bien. Bueno, entonces eres la persona perfecta para guardar mi secreto porque le tienes miedo a mi papá, así que nunca me delataras con él.— Sonríe mientras comienza a caminar hacia el edificio.
— Oye, ahora, espera. Porque tu papá me asusta como la mierda es la razón exacta por la que esto te va a costar.
Deteniéndose, se vuelve hacia atrás. Con la cabeza inclinada hacia un lado, me da una mirada evaluativa. — Interesante. Sigue.— Gesticula su mano hacia mí.
— Bueno, si hoy lastimas tu divino culo— este comentario me recompensa con sus ojos en blanco — entonces perderé un trabajo porque tu papá me despedirá más rápido de lo que podría decir basta
Me mira fijamente durante un largo momento, con la punta de la lengua contra los dientes.
Tiene una linda lengua. ¿Puede alguien tener una linda lengua?
Apuesto a que besa bien. Entre otras cosas.
Ahora, me estoy imaginando chupando su lengua y luego Carrick usando su lengua en mí y ...
Por el amor de Dios, Andi. Controlate.
Me salgo de mi sucio sueño.
— ¿Entonces, me estás sobornando por tu silencio?
No puedo leer su tono. Suena demasiado plano, y ahora, estoy empezando a preocuparme que podría haber dicho algo incorrecto. Claro, estaba bromeando, y él suele entender mi humor, pero puede que no lo esté consiguiendo esta vez.
— Más o menos— vacilo.
— Bueno, lo estas o no lo estas. ¿Cuál de las dos, Andressa?
— Son ...— Doy una patética sonrisa dentada.
Me mira fijamente durante el momento más largo. Entonces, veo un parpadeo de admiración divertida en sus ojos.
— Chantaje. Estoy impresionado. — Sonríe mientras levanta el puño y me golpea el puño.
Suelto el aliento que estaba conteniendo.
— Entonces, ¿Cuanto me costara?— comienza a caminar hacia atrás hacia la puerta, por lo que todavía está frente a mí.
— Hmm — Presionando mis labios, golpeteo mi dedo en ellos. — No lo sé.
— ¿Sexo? Puedo ser tu esclavo sexual durante una semana. Diablos, ni siquiera tienes que chantajearme para conseguirlo. Lo haré gratis.
Niego con la cabeza, luchando con una sonrisa. — Eres un maniático sexual.
— No soy un maníaco. Me encanta tener sexo. Hay una diferencia.
— Claro que sí.
— Oh Jesús. Por favor, no me digas que eres una de esas personas que no le gusta tener sexo. Porque si no te gusta, entonces lo has estado haciendo con la gente equivocada, y eso significa que definitivamente tenemos que hacerlo..
— ¡Por supuesto que me gusta tener relaciones sexuales!— Bueno, lo dije que un poco demasiado fuerte.
— Gracias a Dios.
— Y tú y yo definitivamente no lo estamos haciendo.
— Lástima.
Ruedo mis ojos. — ¿Por qué estamos hablando de esto otra vez?
— Porque el sexo es lo más interesante del mundo, y yo soy impresionante en ello.
Se detiene frente a mí, mirándome a los ojos. Siento su mirada intensamente en mí. Estoy repentinamente luchando intentando respirar y la capacidad de moverme.
La energía sexual está crepitando entre nosotros. Y tengo muchas ganas de hacer algo al respecto ... averiguar si es tan bueno como él dice que es.
Pero no puedo.
— Nada de sexo, amigo.— Mi voz sale ronca, así que la aclaro. — Sólo amigos, ¿recuerdas?— señaló entre nosotros.
— Ah, bien. Por supuesto. Lo olvide por un momento — Reprobando, chasquea su lengua contra sus dientes. — Y no somos sólo amigos. Somos los mejores amigos, Amaro. Hazlo bien.
— Lo siento — Sostengo mis manos simulando disculpas.
Empezamos a caminar de nuevo.
— Entonces, vamos. Sácame de mi miseria. ¿Cuál es mi salvavidas?
— Todavía no lo he decidido. Creo que voy a guardármelo y usarlo cuando realmente necesite 
algo.
— Bueno, asegúrate de que sea algo que realmente necesites, porque sólo conseguirás sobornarme una vez.— Con un guiño, abre la puerta y me señala que pase.
Nos acercamos al mostrador. Veo al tipo detrás del mostrador mirando a Carrick como si lo conociera, pero no está seguro de dónde.
Me pregunto cuánto tiempo se tardará el sujeto del mostrador en averiguarlo.
— ¿Qué sesiones de carreras tienes?— Le pregunta Carrick.
— Tenemos un circuito rápido, que dura hasta quince minutos — dice el tipo del mostrador en muy buen inglés. — O puedes contratar más tiempo si quieres.
Carrick me mira. — ¿Qué te apetece hacer?
— Elige tu. No me importa.
— Tomaremos el de quince minutos. Pero podemos agregar más si queremos luego?
— Claro — dice el tipo del mostrador. — Solo dile al mariscal, y puedes pagar por el extra antes de irte.
Imprime nuestros boletos mientras Carrick y yo discutimos sobre quién pagará.
— En serio, no pagarás, Andressa.
— Vamos. Tú pagas todo. Incluso cuando salimos a beber, siempre pagas por las bebidas de 
todos.
— ¿Cuánto ganaste el año pasado?
Me quedo desconcertada. — ¿Qué tiene que ver eso?
Se inclina cerca de mi oído. La sensación de su cuerpo a milímetros del mío me envía en espiral.
— ¿Sabes cuánto gané? Veinte millones. Pagare por los malditos boletos.
Me inclino hacia atrás, encontrando sus ojos. — Está bien — me aplaco.
Rápidamente veo al tipo del mostrador, que definitivamente está tratando de fingir que no está escuchando.
Con una sonrisa ganadora, Carrick le entrega su tarjeta de crédito al tipo del mostrador.
Cuando pagamos, el chico nos dice que tenemos que darle nuestros boletos al mariscal de karting.
Estamos a punto de irnos cuando chico dice: — Eres ... Carrick Ryan, ¿verdad?
Veo la consternación brillar a través de los ojos de Carrick. Era tonto pensar que Carrick podría venir aquí y no ser reconocido.
Carrick vuelve al mostrador. — Sí ... pero sólo estoy aquí para divertirme con mi amiga. Así que no estoy aquí, ¿de acuerdo?
— De acuerdo — dice el tipo del mostrador. — Pero ¿puedo tener tu autógrafo?
— Claro — dice Carrick con una sonrisa.
— ¿Firmarías mi gorra?— el chico se quita la gorra de Fórmula 1 que lleva.
Carrick asiente, y el chico se la entrega junto con un marcador.
— ¿Eres un fan de las carreras?— pregunta Carrick mientras firma su nombre.
— Gran admirador. Mi hermano menor y yo siempre las miramos en la televisión. Eres nuestro favorito. Mi hermano va a estar destrozado porque te conocí, y él no.
— ¿Has estado alguna vez en el Prix?— Pregunta Carrick.
— No — el chico hace una mueca incómodo. — Las entradas son demasiado caras para un tipo que trabaja en el mostrador de karting.
Siento un pequeño tirón en mi pecho.
Carrick también debe sentirlo, porque le pregunta: — ¿Cómo te llamas?
— Sulaiman.
— Encantado de conocerte, Sulaiman.— Carrick le entrega la gorra y el marcador. — Escribe tu nombre y el de tu hermano y su dirección para mí, y enviaré dos entradas VIP a su casa.
Sulaiman parece que le han dado un puñetazo en la cara, en el buen sentido.
— ¿De veras?— pregunta con los ojos muy abiertos.
Carrick sonríe.
Estoy mirando a Carrick, intrigada, y puedo verlo en sus ojos: cómo hacer feliz a otras personas lo hace feliz a él.
Ahora entiendo por qué tiene que pagar por todo. No se trata de mostrar cuánto dinero tiene. Se trata de ser capaz de hacer que otras personas se sientan bien con su dinero.
Hay un gran sentimental enterrado debajo de todo ese alfa y ego sexual.
Y solo así atrae mi corazón directamente en su dirección. Actualmente estoy teniendo dificultades para contenerme.
Sulaiman rápidamente garabatea sus datos en un pedazo de papel y se lo entrega a Carrick, quien lo dobla y lo pone en su cartera.
— Te enviaré las entradas mañana— dice Carrick.
— Muchas gracias.— Sulaiman se acerca, agarrando la mano de Carrick y sacudiéndola. — No puedo decirte lo mucho que esto significa para nosotros. Mi hermano estará tan contento cuando se lo cuente.
— Espera a que me vaya para llamarlo 'porque yo no estoy aquí, recuerdas?— Carrick se pincha la nariz.
Sulaiman hace lo mismo. — Lo tengo.
— Te veré a ti y a tu hermano después de la carrera.— Carrick comienza a alejarse, y yo lo 
sigo.
— ¡Adiós! Y gracias de nuevo! — Dice Sulaiman detrás de nosotros.
— Eso que hiciste fue algo muy lindo — digo. Caminando junto a Carrick, golpeando su brazo con el mío.
Mirándome, se encoge de hombros. — Si eso significa que tengo media hora de paz contigo sin que aparezcan los fans de las carreras, entonces vale la pena.
— No creo que sea por eso que lo hiciste. Creo que viste a un tipo que no tiene mucho, y querías hacer su día.
Mira fijamente hacia adelante, mientras habla. — Nunca fui tan pobre como ese tipo de allá, pero tampoco tuvimos mucho. Todo lo que teníamos, mi papá lo puso en mis carreras, así que se un poco lo que es estar sin un centavo.
Siento una hinchazon en mi pecho. Tengo que apretar la palma de mi mano para contenerlo.
Sabía eso de Carrick. Él no es el típico conductor que viene de una adinerada-familia-en-elopulento-deporte de los pilotos. Viene de un fondo modesto, y ambos, él y su papá, han trabajado duramente para lograr llegar donde él está ahora.
— Eres un gran blandengue en el fondo, Carrick Ryan.— Lo empujo de nuevo esta vez con mi hombro.
Me da una mirada de horror. — Mierda, no vayas diciendo eso en público. Arruinaras mi imagen.
— Dios, sí, no querríamos que eso sucediera.— Suelto una risa. — Entonces, ¿es otro secreto que tengo que guardar?
— Hmm ... supongo que sí.— Me mira, con una sonrisa en sus ojos.
— Voy a perder la cuenta de todos estos secretos que tengo que guardarte — bromeo.
— Bueno, si juegas bien tus cartas, podrías llegar a ser uno de esos secretos.
Y ahí está.
Pongo los ojos en blanco, burlándome. — En tus sueños, Ryan.— Le doy un pequeño empujón en dirección de la salida a la pista. — Ahora, mueve tu trasero aquí afuera, para poder vencerlo.
— ¡Ja! Eso definitivamente en tus sueños, Amaro.
— Veremos— Levantando la barbilla, le doy una mirada altiva mientras paso a su lado, dirigiéndome al mariscal.
Una vez que hemos hablado con el mariscal y Carrick ha firmado un autógrafo para él, también, estamos vestidos con overoles.
Definitivamente hemos llegado en el momento adecuado, ya que sólo estamos los dos aquí usando la pista. Los kartings están esperando en la pista por nosotros.
Me quito la banda de mi pelo, soltando mi cola de caballo. No podré ponerme el casco con el pelo así. Necesita ser atado en una trenza, que es cómo lo llevo siempre cuando estoy en un garaje o en la pista.
Estoy pasando los dedos por mi cabello, sacando los enredos, cuando veo a Carrick observándome.
El calor en sus ojos es notorio, pero le resto importancia.
— ¿Nunca has visto a una chica arreglándose el pelo antes?— le digo con una inclinación de mis labios.
— Nunca te he visto arreglarte el pelo antes. Y nunca te lo he visto suelto. Se ve bien.
— Gracias.— Mis mejillas se ruborizan. — Pero no se quedara suelto.— Comienzo a trenzarlo rápidamente. Cuando termino, sujeto la banda al final.
Carrick todavía me está mirando.
Y la forma en que me mira me está haciendo querer cosas que realmente no puedo tener.
Jalo mi pasamontañas a prueba de fuego, cubriendo mi cara. — ¿Vas a ponerte el tuyo? ¿O estás demorándote porque estás preocupado de que te gane?
Sonríe ampliamente. — Prepárate para que te pateen el culo, Amaro.
Me encanta molestarlo con esto. En serio, no hay manera de que vaya a derrotar a Carrick aquí, pero es divertido hacerle pensar que creo que puedo.
No soy una mala corredora, pero definitivamente no soy campeona como él.
Carrick jala su pasamontañas, cubriendo su bello rostro, y luego lleva su casco sobre su cabeza, manteniendo su visera hacia arriba. Se pone los guantes.
Me pongo mi casco y luego mis guantes.
— ¿Lista?— sacude su cabeza en la dirección de los karts.
— Sí.
Caminamos hacia los kartings, y me sorprende una idea. Carrick nunca deja que nadie pague por nada, y estoy segura que perderé. Por lo tanto, estoy pensando que una apuesta seria apropiado, y sé que no será capaz de rechazarla porque es demasiado competitivo
— Creo que deberíamos apostar esta carrera.
Gira su rostro hacia mí, así puedo ver sus ojos a través de su visera todavía abierta.
— Ah, quieres hacerlo ¿verdad?
— Sí.
— Todo bien. ¿Cuáles son los términos?
— El perdedor compra la cena.
Se detiene un momento. — Hecho.
Me ofrece su mano enguantada, y la agito.
Sonriendo para mis adentros, bajo mi visera y subo en mi karting.
Carrick se mete en el que está a mi lado.
El mariscal se encuentra al lado de la pista, bandera verde en mano.
Vamos por quince minutos. Viendo que probablemente es menos de un minuto por vuelta, serán alrededor de quince vueltas. Sostiene tres dedos, indicando su cuenta regresiva.
Tres…
Dos…
Acelero mi motor.
Uno.
La bandera baja, y estamos fuera, a toda velocidad y moviéndonos por la pista.
Carrick está delante de mí, pero no tan lejos como debería estar, y sé que se está conteniendo por mi.
Debo tomarlo como algo lindo, pero soy competitiva por naturaleza, y me molesta. No necesito simpatía.
Estamos compitiendo, pero Carrick no está poniendo demasiada distancia entre nosotros. Está tratando de provocarme o ser amable.
Bueno, sea lo que sea, me está molestando mucho.
Mi instinto asesino se pone en marcha, y ahora tengo que ganar esta carrera, pase lo que pase.
Cuando finalmente veo al mariscal en la pista, muestra la bandera blanca, diciéndonos que estamos en nuestra última vuelta, ya sé lo que voy a hacer.
Voy a ganar, pase lo que pase.
Carrick todavía está justo delante de mí, y sé que sólo está esperando hasta la última curva para terminar, luego volará y cruzará la línea de meta.
Si, no va a suceder, amigo.
Nos acercamos a la curva final.
Veo mi oportunidad acercarse. Vamos a cuarenta kilómetros por hora para tomar la curva, así que aprovecho. En lugar de ralentizar más para tomarla como Carrick lo hace, mantengo mi velocidad y golpeo la parte trasera de su karting, girándolo fuera de la pista y sobre la tierra.
¡Ja!
Miro hacia atrás para comprobar que él está bien, veo su karting en la tierra, y la cabeza de Carrick volteada en mi dirección. No tengo que ver su cara para saber qué está enojado.
Riéndome de mi misma, golpeó mi pie en el pedal y cruzó la línea de meta.
La bandera a cuadros baja, y yo gano.
¡Gané!
Sonriendo por dentro, conduzco mi karting al box. Deteniéndome, salgo y me quito el casco y el pasamontañas.
Al ver a Carrick conducir hacia mí, empiezo a bailar en el lugar, haciendo un pequeño baile de la victoria
Carrick golpea los frenos, estacionando el karting detrás del mío.
Él sale, quitándose su casco y el pasamontañas. Está frunciendo el ceño.
¡Oh, está enojado!
Eso sólo hace que mi sonrisa sea más amplia, y siga bailando.
— ¡No puedo creer que hayas hecho eso!— Exclama.
— ¿Hacer qué?— Me hago la tonta.
— ¡Me has sacado de la pista! ¡Hiciste trampa, mierda!
Deteniendo mi baile de la victoria, pongo mis manos en mis caderas. — No hice trampa. Gané.
— ¡Haciendo trampa!— levanta las manos.
— Oh, alguien es un mal perdedor. Bien, si no hubieras estado haciendo la carrera por lastima, podrías haber pensado la jugada tu mismo y haber ganado. Estás enojado porque yo llegué primero! Un movimiento estratégico no es hacer trampa, Carrick.
Gruñe, lo cual me hace reír.
— ¡Vencí al gran Carrick Ryan, y él no puede aceptarlo!— canturreo.
Me lanza una mirada exasperada, una mano tirando de su cabello. — ¡No has ganado porque has hecho trampa, joder!
— ¡Gane! ¡Gane! ¡Andi es la ganadora!— Coreo. Alzando mis manos en el aire, muevo mi cuerpo alrededor como si estuviera haciendo un brindis.
— ¡Tramposa!
— ¡Mal perdedor!
Me estoy riendo tanto ahora que tengo que agacharme para recuperar el aliento. En este momento tengo lágrimas en los ojos. No puedo recordar la última vez que me reí tanto. Pero recuerdo la última vez que me reí, y fue con él.
Siempre con él.
Veo sus pies acercándose, y cuando levanto mi cabeza, encuentro que está parado directamente delante mío, su cara todas los tonos de serio.
Limpio las lágrimas de alegría de mis ojos con el dorso de mis manos, todavía riendo. — Derribado por uno de tus mecánicos, y encima una mujer. Qué será de tu reputación, Carrick? Esto podría acabar con tu carrera. Estarás arruinado si esto se descubre.
Sus labios se contraen. — ¿Estoy siendo chantajeado de nuevo?
Ladeo la cabeza, sonriendo. Levantando un hombro, digo: — Tal vez.
Niega con su cabeza. Puedo decir que está tratando desesperadamente de no reírse, pero sus ojos brillan con ella.
— Chantaje, hacer trampa, y ahora chantaje otra vez. ¿Quién eres tú? ¿Y qué has hecho con la Andressa que conozco?
— Tal vez no me conoces tan bien como crees que lo haces.— le guiño un ojo, recorriendo con mi dedo su nariz.
Agarra mi dedo, sujetándolo.
En el instante en que mi piel entra en contacto con la suya, es como si algo sobrealimentado acabara de abrirse paso a través de mi cuerpo.
De repente me siento muy alerta y muy consciente de él.
La forma en que su pecho se eleva en cada respiración. La separación de sus labios mientras exhala. Lo tenso que está su cuerpo. Cuán cerca está de mí.
Todo se intensifica. Y el aire se espesa alrededor de nosotros.
Me encuentro con sus ojos, y mi boca se seca instantáneamente.
La risa que estaba en ellos se ha ido y ha sido reemplazado con otra cosa por completo.
Algo caliente.
Es un calor que siento profundamente dentro de mí.
Sus dedos se deslizan sobre mi mano, enrollándose alrededor de ella, agarrando. — Andressa, eres ...— Su voz ha cambiado. Es más profunda, ronca.
— ¿El ganador?— Lo corto interrumpo, tratando de inyectar descaro en mi voz. Pero no funciona. Suena entrecortada.
Necesito traernos de vuelta a donde estábamos, pero no sé cómo.
Lentamente me está acercando a él, más cerca de todo lo que quiero pero no puedo tener.
— Como nadie que haya conocido antes.
Y joder.
Puta mierda, mierda, mierda.
Estoy bastante segura de que está pensando en besarme ahora, y realmente, de verdad quiero que lo haga.
Dios, quiero besarlo tan mal.
Mis labios se preparan para la acción.
Pero no puedo. Es un piloto. No puedo involucrarme con él.
Me alejo, rompiendo el momento, mi mano resbalándose de la suya.
Veo la decepción parpadear en su rostro, pero finjo no notarlo.
Poniendo mi casco en el coche, mi mano todavía quema por su toque. Lo cierro en un puño para librarme de la sensación de él. Me aclaro la garganta. 
— Así que me debes la cena, Ryan.
La cena. Mierda. Se suponía que perdería, así podría pagar por ella.
¿Podría ser más tonta?Estoy culpando a mi estúpido cerebro por ser la papilla a la que él claramente me ha reducido.
Volviendo a mirarlo con mis sentimientos firmemente encerrados, le sonrío suavemente, pero puedo decir que es inestable. Sólo espero que él no pueda.
Todavía me mira fijamente, la mirada en sus ojos es ilegible.
Contengo la respiración, esperando que hable.
Levantando su mano, se pasa los dedos por el pelo. Entonces, sus labios se inclinan hacia arriba en una sonrisa suave. — No es que te mereces la cena porque has hecho trampa ... pero técnicamente, has ganado. Así que, bueno, yo pago. ¿Qué tienes ganas de comer?
A ti. Solo te quiero a ti.
Apoyando mi mano en mi cadera, inclino mi cabeza hacia un lado, despejando mi mente de todos mis deseos: Carrick. — ¿De que tengo ganas?— Frunzo mis labios y luego tomo mi decisión. — Comida local.
Sonríe. — Gran elección. Conozco el lugar para llevarte.

1. Jabba el Hutt: personaje ficticio de la serie La Guerra de las Galaxias.


avatar
Flower


Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura de Junio - Revved - Samantha Towle

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.